Home - Blog VidaCel - Guardó las células madre de su hija para ayudar a su hermano con tumor cerebral

Guardó las células madre de su hija para ayudar a su hermano con tumor cerebral

Categoría: Historias de éxito

Georgina Russell, de la localidad de Preston, en el Reino Unido, tenía cuatro meses de embarazo cuando recibió la terrible noticia de que su hermano mayor, Ashley, tenía una rara y lenta forma de tumor cerebral: el glioblastoma.

El glioblastoma se asocia con una amplia gama de síntomas comunes, como dolores de cabeza y náuseas.

Por esta razón, los pacientes pueden tardar un tiempo en reconocer la gravedad de su enfermedad.

Ashley había estado sufriendo leves síntomas durante meses antes de que los cambios en su coordinación y visión lo llevaran a consultar al médico.

Habiendo confirmado el glioblastoma a través de resonancia magnética, los médicos de Ashley estimaron que solo le quedaban cinco años de vida.

Ashley tiene 34 años y trabajó para la Royal Navy hasta su diagnóstico en agosto de 2017. Él y su esposa tienen una hija, Alexis, que recientemente cumplió dos años.

«Es tan parecida a su papá», dice Georgina.

«Ashley siempre ha sido un hombre de familia. Al menos ahora tiene a su familia a su lado y puede pasar tiempo con su hija. Eso es lo mejor para él».

Buscando una cura para el tumor cerebral glioblastoma

Decidida a ayudar a su hermano de cualquier manera posible, Georgina pasó los días siguientes a su diagnóstico investigando su condición y tratamientos emergentes.

Luego, una noche, descubrió que podría salvarle la vida a Ashley.

«Sabía que la placenta era nutritiva y podría ayudar a la recuperación del cuerpo», dice Georgina. «Y pensé: qué lástima que eso vaya a la basura».

Entonces su primo le envió un enlace con una historia sobre la leche materna usada para sanar y combatir infecciones.

Esto fue interesante para ella, pero no fue suficiente.

«Empecé a escribir cosas y eventualmente encontré un sitio que mencionaba la sangre del cordón umbilical. Pensé: ¡Dios mío! Los médicos están usando células madre del cordón para tratar diferentes tipos de cáncer!».

«Leía sobre las células madre y pensaba, ¡tengo esta cura dentro de mí!».

Georgina se sorprendió al saber que las células madre de la sangre del cordón umbilical se han utilizado en más de 40.000 trasplantes para tratar más de 80 enfermedades de la sangre y el sistema inmunológico.

Y sin embargo, nadie que ella supiera había oído hablar del almacenamiento de la sangre del cordón umbilical.

«Debería convertirse en parte de nuestra educación», dice.

«Es muy importante. En las escuelas y maternidades la gente necesita saber que su hijo o un miembro de la familia podría necesitar estas células. Esta es la vida de Ashley. Una vida que se desvanece demasiado pronto».

Tomando acciones para combatir el glioblastoma

Al día siguiente, Georgina comparó los bancos de células madre en el Reino Unido y habló con Nikki de Biovault Family.

Nikki le habló sobre las propiedades únicas de la sangre del cordón umbilical y el proceso de recolección y almacenamiento.

«Me di cuenta de que esto podría ser la solución», dice Georgina. «Con Ashley siendo mi hermano, habría una buena probabilidad de compatibilidad».

Sintiéndose segura de que la familia tenía un plan, Georgina trató de continuar como siempre. Luego, faltando seis semanas para el parto y en medio de una representación teatral, Georgina rompió fuentes.

Georgina relata: «Sentí un chorro. Me puse de pie y corrí hacia los baños. Afortunadamente, una partera jubilada me había visto y notó que estaba sangrando. Mi compañero nos apresuró en un taxi al hospital donde hicieron un escáner y descubrieron una línea oscura entre el útero y la placenta. Tenía coágulos y había estado sangrando durante mucho tiempo. Después de dos días en el hospital, me hicieron una cesárea».

A pesar de todo lo que había pasado, Georgina estaba decidida a que el cordón umbilical se recolectara de forma segura.

«Estaba en problemas. Mi bebé estaba en problemas, pero yo no dejaba de decir: ¡No bote ese cordón!».

«Biovault fue increíble. Era un feriado, pero todos me apoyaron. Nikki me llamó y me dijo que no me preocupara; ella me llevaría un kit. Tan pronto como todo se resolviera, podría relajarme».

Lo que ocurrió después

Su hija Charley fue entregada de manera segura y ha cambiado la vida de Georgina, que ahora se siente más cerca que nunca de su familia.

«Somos cinco hermanos», dice.

«Y hay tantas fotos de los cinco juntos cuando éramos niños. Quitar a Ashley es como quitar una pieza de la imagen; falta una pieza del rompecabezas. Desde que tuve a Charley, puedo imaginar cómo se siente nuestra madre en este momento. Todo esto va más allá de todo lo que alguna vez haya sentido, es desgarrador».

«Nuestra esperanza es que debido a que su tumor es de crecimiento lento, y la medicina está avanzando rápido, la ciencia progresará más rápido que el tumor».

Con la sangre y el tejido del cordón de Charley almacenados de forma segura, la familia y los amigos de Ashley han hecho todo lo posible para organizar eventos de recaudación de fondos para ahora costear el tratamiento.

«Ashley está impresionado por todo el apoyo», dice Georgina.

«No puede creer que a tanta gente le importe tanto. Pero esa es la naturaleza humana. Si alguien puede ayudar, lo hará».

Fuente: Parent’s Guide to Cord Blood

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RECIBE MÁS INFORMACIÓN

Ingresa tus datos para recibir toda la información necesaria:


    ACREDITACIONES DE VIDACEL

    Certificados por SEREMI:
    Miembros de:
    Participación:
    Registrados en: