Home - Blog VidaCel - Sus primeros dientes: te enseñamos cómo aliviar el dolor

Sus primeros dientes: te enseñamos cómo aliviar el dolor

Categoría: Crianza

¿Se están comenzando a asomar los primeros dientes de tu bebé? ¡Tranquila! Aquí te damos algunos tips que te ayudarán a aliviar el dolor de tu pequeño de forma muy simple y efectiva.

Sus primeros dientes

La dentición de los bebés se da generalmente cuando los niños tienen entre 6 y 9 meses de edad. Momento en el que sus encías comienzan a inflamarse y romperse producto de la aparición de sus primeros dientes.

La aparición de los primeros dientes comienza en la mandíbula inferior. Y luego será el turno de los dientes pertenecientes a la mandíbula superior.

Este proceso dura alrededor de 6 meses, tiempo en el que tu bebé experimentará una serie de molestias, se verá más inquieto, salivará más e incluso, sentirá dolor. Pero, ¿cómo ayudarle a aliviar estos desagradables pero inevitables síntomas?

Aliviar el dolor

Lo primero que debes tener en consideración, es que tu pequeño comenzará a llevarse todo a la boca en esta etapa. Por lo que es recomendable que tengas mucho cuidado con las cosas que estén al alcance de tu bebé.

Una excelente y entretenida idea para ayudarlos a calmar las molestias y el dolor, es tenerle atractivos mordedores. Estos juguetes no sólo tienen formas divertidas; sino que gracias a su textura rugosa, también son muy funcionales para que ellos puedan morder y así calmar la sensación de dolor y picor en sus encías.

Otra técnica que puedes usar es poner dentro de una gaza o tela que tu pequeño no pueda romper, trozos de fruta congelada o hielo. No olvides que el hielo sirve para “adormecer” cuando hay inflamación o dolor, ¡por lo que será de gran ayuda en este caso!

Algunos padres optan por hacer cubitos de hielo pero con algún jugo de fruta natural. Así, además de aliviar el dolor de las encías del pequeño, ¡tendrá un sabor increíble!

¿Y qué hacer en caso de no tener estos implementos cerca?

¡Siempre hay solución! Lávate muy bien las manos y deja tus dedos por algunos segundos bajo el agua bien fría. Luego, masajea suavemente las encías de tu bebé.

No olvides que probablemente tu hijo estará algo más sensible e inquieto, ¡pero es normal! Es un proceso en el que requiere de tu contención y cuidado.

¡Luego te agradecerá con una linda sonrisa!

Fuente: Infanti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RECIBE MÁS INFORMACIÓN

Ingresa tus datos para recibir toda la información necesaria:

    ACREDITACIONES DE VIDACEL

    Certificados por SEREMI:
    Miembros de:
    Participación:
    Registrados en: